search instagram arrow-down

Debo reconocer que mi gusto, casi pasión, por la lectura arrancó de grande.

Para ser honesto, primero me interesó el fin, es decir todo aquello que uno podía aprender y ser a través de la lectura. Empecé a leer: blogs, revistas, diarios digitales, etc.

Tuve un paso infructífero por la escritura cuando tenía 23 años y estaba enamorado. Era un medio más para transmitir, o al menos intentar, todo aquello que mis poros radiaban.

Luego empecé a sentir cierta atracción por los libros, por los libros en papel. De cierta forma, y no me malinterpreten, me parecían sexies. Me gustaba la idea, todo lo que un libro conlleva. Desde la ansiedad que me produce ir a buscarlo hasta la melancolía que siento al momento de terminarlo, pasando por varios estados emocionales que el propio libro, en caso de cumplir con mis expectativas, produce.

En última instancia, y con varios libros a cuesta, la lectura pasó a ser parte de mi cotidianidad.

Hoy, luego de varios intentos fallidos, retomo lo que hace 6 años había empezado. Esta vez no por la necesidad de transmitir lo que mis poros irradian. Esta vez la necesidad es otra y aún no tengo clara cuál es, pero prometo, queridos lectores, contársela tan pronto como la descubra.

FC.-

Responder
Your email address will not be published. Required fields are marked *

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: